Nuestras creencias

PROFESIÓN DE FE DE NUESTRA IGLESIA MJAC


CREEMOS: Que las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento son inspiradas verbalmente por Dios en todas sus partes, y por lo tanto, sin error, y que son la autoridad suprema y final para nuestra fe y vida. (IIª Timoteo 3:16-17; IIª Pedro 1:21; Apocalipsis 22:18-19.)

CREEMOS: Que hay un solo Dios verdadero que existe eternamente en tres personas; El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo; iguales éstos en toda perfección, uno en ser y esencia, pero desempeñando oficios distintos. (Iª Timoteo 2:5; Mateo 28:19; Juan 15:26.)

CREEMOS: Que Jesucristo fue engendrado por el Espíritu Santo, que nació de la Virgen María, y que es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre. (Mateo 1:18-25; Juan 1:1 y 14.)

CREEMOS: Que el hombre fue creado a imagen de Dios, con libre albedrío; pero por la transgresión voluntaria cayó de un estado perfecto; y por cuya causa todo el género humano es ahora pecador, y por lo mismo bajo la justa condenación. (Génesis. 3:6-24; Romanos 5:12-19; Efe. 2:1-3.)

CREEMOS: Que el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, como un sacrificio suficiente, representativo y sustitutor; que todos los que creen en Él son justificados por los méritos de su sangre derramada, único remedio para el pecado. (Isaías 53:5-6; Juan 3:3-16; Romanos 3:24; 5:1.)

CREEMOS: Que todos los que reciben por fe al Señor Jesucristo nacen de nuevo mediante el poder del Espíritu Santo, y que de esta manera son hechos hijos de Dios, y gozan, desde luego, de la vida eterna, vida que jamás se puede perder. (Juan 1:12; 3:3-8; 10:27-29.)

CREEMOS: En el Espíritu Santo, no como una mera influencia o emanación Divina, sino como una Persona, quién redarguye al pecador de sus pecados, regenera el corazón del arrepentido, consuela al creyente en sus tribulaciones y reviste de poder a los mensajeros de Dios, equipándoles para el testimonio y el servicio. (Juan 14:16-17; 16:8-14; Hechos 1:8; Romanos 8:9.)

CREEMOS: En la resurrección corporal de nuestro Señor Jesucristo; y en su ascensión al cielo como Sumo Sacerdote y Mediador. (Iª Corintios 15:3-4; Hechos 1:9; Hebreos 4:14-16; Iª Timoteo 2:5.)

CREEMOS: En aquella “esperanza bienaventurada”, la venida personal, e inminente de nuestro Señor y Salvador Jesucristo para arrebatar la Iglesia y que después Cristo establecerá un Reino de justicia y paz en la tierra. (Tito 2:13; Hechos 1:11; Iª Tesalonicenses 4:13-18; Santiago 5:8; Apocalipsis 20:4-6; Isaías 35:8-10.)

CREEMOS: En la resurrección corporal de los justos y de los injustos; y que los redimidos se levantarán a la dicha eterna; y los incrédulos a la condenación eterna. (Hech. 24:15; Juan 5:28-29; Iª Corintios 15:51-54; Daniel 12:2.)

CREEMOS: Que una iglesia verdadera de Cristo es una asamblea de creyentes en Cristo, bautizados después de una profesión de fe; organizados y unidos en las doctrinas bíblicas; comprometidos en mantener las ordenanzas conforme a las Escrituras; reconociendo a Cristo como la única cabeza, tomando la Biblia como única regla de fe y de práctica; y cuyos oficiales son pastor u obispo o ancianos y diáconos. (Hechos. 2:41-42; Mateo 28:19-20; Efesios 1:22-23; Filipenses 1:1; IªTimoteo. 3:1-13.)

CREEMOS: Que las ordenanzas bíblicas de la iglesia son el bautismo en agua y la Cena del Señor; y que el bautismo es la inmersión en agua del creyente en Cristo, como símbolo de su fe en la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo; y que la Cena del Señor consiste en dos elementos que son pan sin levadura y vino, los cuales representan, respectivamente, el Cuerpo y la sangre de Jesucristo; y que los participantes de la Cena son creyentes bautizados; y que la Cena conmemora el sufrimiento y la muerte de Cristo hasta que Él venga otra vez. (Hechos. 8:36-39; Mateo 28:19; Romano 6:4-6; Lucas 22:19-20; Iª Corintios 1.)