Pareja Y Familia

Terapias de parejas tienen como enfoque los los problemas más comunes que las parejas enfrentan hoy en día.

Problemas Conyugales

Los problemas más habituales en la relación de pareja y que pueden precisar atención clínica son: comunicación negativa, críticas frecuentes y destructivas, incomunicación (aislamiento), y creencias desajustadas sobre el cónyuge (expectativas poco realistas). Estos problemas interfieren en el funcionamiento saludable de la relación de pareja y pueden causar problemas psicológicos y de salud física en sus miembros, que precisarán tratamiento psicoterapéutico. También puede afectar a los hijos, manifestándose en problemas de conducta y trastornos emocionales.

Las fuentes de conflicto habituales suelen ser:

  • la toma de decisiones en aspectos económicos
  • la educación de los hijos
  • las relaciones sociales, principalmente con la familia política o con la elección de amigos

Cuando la forma de abordar estos conflictos entre los miembros de la pareja es mediante una comunicación negativa, se suelen provocar problemas conyugales que precisan ayuda profesional. La pareja descubre que las discusiones entre ellos no aportan soluciones, y al final pueden optar por evitar la discusión para no sufrir más (incomunicación).

La comunicación negativa suele ser recíproca y está llena de críticas, desprecio, ponerse a la defensiva y no escuchar al otro. Al final, lo que se obtiene es un distanciamiento creciente del cónyuge, que nos hace pensar en la disyuntiva de trabajar de forma útil con ayuda profesional para recuperar la relación, o separarse como solución, con las implicaciones que pueda tener para los hijos, economía, familia de origen, etc.

Infidelidad

Aunque la infidelidad es la causa principal de los divorcios, no todas las parejas en las que se produce infidelidad acaban separándose. Algunas parejas logran reconciliarse y superan el problema. Superar la infidelidad y perdonar al cónyuge que ha sido infiel es muy difícil, y en ocasiones, se precisa la ayuda de un profesional.

Celos

Los celos son una emoción de miedo ante la amenaza real o imaginada de perder a la persona amada. Cuando los celos son demasiado intensos pueden deteriorar la relación conyugal. El miembro celoso se vuelve desconfiado, vigilante de su pareja ante la ansiedad que siente de perderla. El otro miembro de la pareja empieza a sentirse controlado por la persona que sufre celos y suele cambiar la conducta para no levantar sospechas en el celoso, por ejemplo ocultándole información. Con el tiempo, el celoso al descubrir los engaños (su pareja puede decirle que lo hace para no hacerlo sufrir), incrementa su desconfianza y puede acabar intensificando la vigilancia en busca de pruebas sobre sus sospechas.

Ruptura Sentimental: La Superación

Tras una ruptura sentimental por divorcio, separación, etc. se produce un gran vacío en nuestra vida que genera pensamientos y emociones ambivalentes (rabia, tristeza, idealizar lo que teníamos, ver solo lo negativo de la pareja, etc.) Es el final de una etapa, y la clave no está en olvidar sino en superar, para poder reconstruir una nueva vida y salir fortalecido de la experiencia traumática que es la ruptura sentimental.

A lo largo de las distintas fases de superación del duelo, podemos tropezar con obstáculos que nos mantienen estancados y nos impiden avanzar hacia esa nueva vida valiosa a la que aspiramos una vez acabada la convivencia con nuestra pareja. Esos obstáculos pueden ser:

  • Dependencia emocional: nos impide ver que la relación ha acabado, nos repetimos que algo vivo queda entre los dos, y nos lleva al dolor de recibir rechazos por el otro. Estamos obsesionados con el otro, imaginando constantemente su vida sin nosotros, intentando de forma repetida mantener la relación (cartas, teléfono, etc.)
  • Deseos de venganza, de hacerle daño por lo que estamos sufriendo, incluso utilizando a los hijos comunes si los hubiera.
  • Evadirnos de la experiencia de la separación a través de conductas autodestructivas para evitar afrontar el dolor natural de la situación que estamos viviendo, a través del alcohol, drogas, promiscuidad sexual, etc.